LOADING CLOSE

Un estudio confirma la disminución de la actividad física en los países afectados por la COVID-19

Un estudio confirma la disminución de la actividad física en los países afectados por la COVID-19

Un estudio realizado en 14 países con participación del grupo ImFINE-UPM confirma una considerable disminución de la actividad física en los países afectados por la COVID-19.
El trabajo se ha publicado recientemente en la revista  International Journal of  Environmental Research and Public Health 2021, 18, 2235 con el título  “¿Una pandemia dentro de la pandemia? Los niveles de actividad física disminuyen sustancialmente en los países afectados por COVID-19”.

En la mayor parte de los países, los gobiernos han restringido la vida pública durante la pandemia de COVID-19, entre otras acciones, cerrando instalaciones deportivas y gimnasios. Como la práctica regular de ejercicio es esencial para la salud, este trabajo ha analizado el efecto de las restricciones relacionadas con la pandemia sobre los niveles de actividad física (AF) durante los confinamientos asociados a la misma.

Con este objetivo, se ha realizado una investigación internacional liderada por el profesor Jan Wilke de la Universidad Goethe de Frankfurt (Alemania) en 14 países, incluido España, valorando el tiempo dedicado a la actividad física de moderada a vigorosa (MVPA), así como a la actividad física vigorosa únicamente (VPA), utilizando para ello el Cuestionario Nórdico de Actividad Física (formulario abreviado). Se obtuvieron datos sobre la actividad física de ocio y la laboral antes y durante las restricciones.

El cumplimiento de las directrices de actividad física se calculó basándose en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se entrevistó a un total de 13.503 personas (edad media 39 ± 15 años), de las cuales el 59% fueron mujeres. En comparación con las restricciones previas, la AFMV autodeclarada disminuyó un 41% y la AFV un 42,2%, respectivamente.

La disminución de la actividad física fue mayor durante el periodo laboral que en tiempo de ocio, así como en personas jóvenes y de mediana edad, previamente más activas, frente a las menos activas. No se apreciaron diferencias significativas entre hombres y mujeres. En comparación con el periodo prepandemia, el cumplimiento de las directrices de la OMS cayó del 80,9% al 62,5%.

“Estos resultados son muy importantes y deben ser tenidos en cuenta por los representantes gubernamentales y sanitarios”, indica la profesora Marcela González-Gross, catedrática de la Universidad Politécnica de Madrid, responsable del grupo de investigación ImFINE e investigadora en el estudio. Esta disminución de la actividad física debida sustancialmente a las restricciones de la vida pública asociadas a la pandemia de COVID-19 pueden tener consecuencias a corto y largo plazo, como son el deterioro del bienestar mental y físico, una posible mayor susceptibilidad a las infecciones víricas y un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles. “Debemos desarrollar estrategias de salud pública para mitigar esta disminución de la actividad física, que incluyan a los profesionales de las ciencias del deporte, con el propósito de preservar la salud durante y después de la pandemia”, concluye González-Gross.

Pinche aquí para acceder al texto completo del artículo

https://www.mdpi.com/1660-4601/18/5/2235

 
 
 Para más información: 
  
 Francisco Javier Rueda
 Responsable de comunicación grupo ImFINE
 Universidad Politécnica de Madrid
 franciscojavier.rueda@upm.es 

X